El Perú en sus tradiciones
en su historia
en sus artes

fetiches; rodeado todo de los sitios donde moraban los habitantes de la gran ciudad, todo esto puede dar tal vez idea de la ciclópea masa de tierra manipulada que constituye las ruinas de aquel lugar sagrado. Entre los edificios de Pachaccamacc se encuentran huellas de la influencia de la civilización de Tiahuanaco, de los Chimús y de los Incas.

Mitos Costeños. El dios Kon. Era hijo del Sol. Por su voluntad había creado valles, montañas, hombres y mujeres. Fue desterrado por Pachaccamacc que convirtió los hombres de Kon en gatos y otros animales, y creó nuevos pobladores. Sin duda, Kon era para los indios una fuerza de la naturaleza que tuvieron por superior a las demás. Hasta hoy la significación de este nombre queda desconocida.

El dios Pachaccamacc. Otro dios de los costeños era Pacha Ccamacc, vocablo que se compone de Pacha tierra y CCamacc hacedor, es decir el que hace la tierra, la tierra en que uno vive, no el planeta. Esta interpretación explica el sentido de una oración trascrita [sic] por los misioneros “ El Padre nuestro de Pachaccamacc .” “Oh dios Pacchaccamacc, te imploramos lluvia para que crezcan las hierbas del campo y den en abundancia los frutos de la tierra.” Lo representaban en forma de un feísimo ídolo de palo; el culto que se le rendía era cruento y ha dejado huellas de sacrificios humanos en la multitud de momias sin cabeza halladas en la vecindad.

La celebridad del santuario vino de su carácter de oráculo. Miles de peregrinos iban de todos los países a interrogarle. Los sacerdotes “ Cuchipatas ” eran los únicos que tenían acceso a la habitación-tabernáculo. Curiosa era la manera como se daban los oráculos: el ministro se acercaba hacia el dios con las espaldas vueltas, la cabeza baja, los miembros temblorosos; la respuesta salía de sus