El Perú en sus tradiciones
en su historia
en sus artes

labios convulsos como si todo el cuerpo sintiera la impresión del dios que le oprimía. Pacha Ccamacc se incorporó a la religión de los Incas vencedores bajo el reinado de Pacha Kutecc a condición de que los Yungas adorasen al Sol y que los Incas tuviesen en veneración al ídolo Rímac.

La Sierra a la caída del Tiahuanaco. Agrupaciones. Este período tiene su existencia comprobada en las figuras gigantescas de piedra que flanquean hoy la portada de la iglesia moderna de Tiahuanaco. Quedan restos de esta cultura preincaica en el santuario de Huanacaure a más de 1 legua del Cuzco; en las rocas sagradas de Calca y Conkagua. Desde Pachachaca hasta los orígenes del Marañón, las potentes tribus de los Chancas y de los Huancas han dejado construcciones notabilísimas.

Ciudadela de Cuélap. Pasado el nudo de Pasco varias fortalezas llaman la atención en las quebradas de las provincias Huamalíes y Dos de Mayo. La más admirable es 1la fortaleza de Cuélap en la provincia de Luya. Se formó allí la confederación de la raza aguerrida de los Chachapoyas, imperio distinto del de Tiahuanaco. Puede ser también que las ruinas de Cuélap sean la gran defensa militar contra los naturales de Moyobamba y la Montaña. La longitud de la muralla no llega a 750 m., su ancho de 50 a 70 m. en el interior, una 2 da muralla ocupa la mitad del espacio de la del exterior, y en la parte más alta hay un tercer cuerpo más o menos cuadrado. En el interior, muchas obras llaman la atención: una torre en forma de cono invertido de piedras muy bien labradas a la que se llega por 2 alas de piedras labradas y a ambos lados hay una piedra cúbica de granito rosado con una cabeza humana esculpida en relieve con mucha arte: tal vez el sol y la luna. Este granito viene de las orillas del

Notes
1.

En el manuscrito aparece una letra tachada, posiblemente una “t.”