El Perú en sus tradiciones
en su historia
en sus artes

Marañón, Dios sabe por qué caminos, pues no se encuentra granito más cerca. Hay un pozo cuadrado de 60 cm. tallado en la misma roca del cerro. Probablemente habrá comunicado con algún escondite subterráneo o quizá con una salida oculta de la fortaleza para caso de apuro o para dar paso a los espías.

El sabio y venerable Padre Kiefer 1dice que es preciso apartar la influencia de los Incas de la concepción de este monumento, porque las construcciones incaicas se caracterizan por la perfección de las junturas mientras que en esta fortaleza las piedras están superpuestas sin demostrar ningún cuidado por la exactitud de la juntura.

“Desde lo alto del terraplén, dice, tiénese una vista maravillosa sobre las montañas circunvecinas, y sobre las mesas que están como a los pies. Una sensación de fiera audacia envuelve el alma y la invita a volar más arriba. El espíritu de los antiguos señores de esas altivas ciudadelas parece habitar las ruinas, las altiplanicies y los bosques. Sin esfuerzo de imaginación, hállase uno transportado a la lejanía de los siglos, en un mundo extrano [sic] que se ve vivir, moverse y palpitar alrededor de sí mismo… Allá abajo, en lugar de sus terrazas invadidas por la floresta, hay campos de maíz y de quinua. Escuadras de hombres trabajan al son de la flauta. El techo de las chozas humea; las mujeres con la lliclla 2rosada o roja en la espalda, ascienden de la fuente. Sobre su cabeza el cántaro con dibujos simbólicos se ve inmóvil como la piedra al borde de la roca. Por los senderos que se cruzan en el flanco de la inmensa montaña, van y vienen vigilantes… Con todo, del alto de la ciudadela, señálase 3

imagen: Portada monolítica trapezoidal en Huánuco Viejo.

Notes
1.

El Padre Philippe Kieffer es autor de una obra titulada Excursion à Cuelap (Département d'Amazonas, Pérou). Extraits des notes de voyage . Lima: E. Rosay, 1910. La obra se tradujo también al castellano y se reeditó varias veces en Lima a principios del siglo XX. Al comienzo de su Excursion se declara amigo del gran historiador Carlos Wiesse, cuyas obras también se citan en el presente manuscrito. Sobre los viajeros franceses en Perú, véase Pascal Riviale, Los viajeros franceses en busca del Perú antiguo: 1821-1914 . Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos /Pontificia Universidad Católica del Perú, 2000.

2.

“Manteleta indígena, vistosa, de color distinto al de la falda, con que las mujeres se cubren los hombros y la espalda” (DRAE).

3.

Para esta extensa cita, véase la citada obra del Padre Kieffer (p. 23) .