El Perú en sus tradiciones
en su historia
en sus artes

Esos nichos no pueden haber servido sino para colocar momias; las pequeñas gradas cortadas en la pared pulimentada 1son para pies imaginarios. Las excavaciones están destinadas a recibir las ofrendas de manjares y bebidas.

Ollantay Tampu. d ista 16 leguas al norte de la capital, está situado en una angosta quebrada a orillas del Urubamba, en el valle de Yucay que por sus encantadores paisajes fue la más placentera residencia de los Incas en sus mejores días. Llevan este nombre una fortaleza y un palacio.

La fortaleza está construída sobre una escarpada eminencia, presenta asiles casi inexpugnables por los fortísimos medios de defensa que allí habían acumulado la naturaleza y el arte. Éste había reunido las montañas ciclópeas de bien dispuestas almenas, torreones avanzados, toda suerte de construcciones gigantescas colocadas, ya en tortuosas escalones, ya en plano inclinado que sube por terraplenes.

Las fortificaciones naturalezas son la quebrada de Urubamba, el precipicio de Patacancha; el Pithocuna ( cuesta de flautas), masa de rocas que se eleva a miles de pies de altura; el imponente nevado de Chicón. También hay habitaciones regias, vastos edificios para la 2

imagen (centro): Cuzco - vista exterior de las bases del palacio de Ollanta

imagen (derecha): Ollantaitambo. - Fortificaciones del Palacio de Manco Capac

Notes
1.

Pulimentar vale “Alisar, dar tersura y lustre a algo” (DRAE).

2.

Esta frase y la anterior se encuentran en un artículo de la Revista Peruana 3-4 (1879) y se reproducen aquí en el manuscrito con ligeras variantes.