El Perú en sus tradiciones
en su historia
en sus artes

que hiciese sus veces, solo con la manipulación más sencilla, lograban fabricar ropas finísimas, muy artificialmente entretejidas con dibujos y adornos que no tienen nada de inferior a nuestras más finas telas de deshilado, calado y bordado. En muchas de ellas se ven desparramados los motivos y los bordados superpuestos, iguales a nuestras pasamanerías. Solían adornar los tejidos cosiendo sobre ellos hojas delgadas de oro y plata, o pedacillos de nácar y flecos de plumas en lugar de franjas; pero hacían también flecos, cordoncillos y borlas de lana y algodón para guarnecer alfombras y mantas. En los dibujos de esos hermosos tejidos se ven reproducidas sus principales figuras míticas: el dios del agua, los totémenes de las tribus, y las fantásticas representaciones de combates de dioses y animales.

Tenían el secreto de fijar la tintura de todos colores: encarnado, amarillo, pardo, azul, verde, negro, etc. tan sólidamente en el hilo, o en las telas ya tejidas que no se destiñen en el transcurso de los siglos, aun expuestas al aire, o sepultadas bajo tierra. Solo las de algodón se ponen algo descoloridas, mientras las de lana conservan su primitivo lustre. El análisis químico hecho con peda 1

Notes
1.

La palabra sigue en la siguiente página: pedacillos .